Cambiando la página.

Quería sacarle la foto con el libro abierto, pero ella ya había llegado al final de la página. El sonido del obturador me delató, y lamentablemente la perturbó. Se dió vuelta y me miró mal, yo miré para otro lado haciéndome el boludo. Unos segundos antes y la hubiese capturado con el libro abierto, y quizá, sumergida en su lectura, no se hubiese enterado de que yo estaba allí…

…pero ella ya estaba cambiando la página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *