La habitación de mi tía abuela.

 

 

Ésta es la habitación de mi tía abuela Nelly, que hoy, tendría 90 años. Dormí unas noches en su cama, miré por su ventana. Contemplé los retratos de niños en las paredes, entre los cuales están mi papá y mi tía. Abrí sus cajones, revisé sus cosas. En el cajón de la mesa de luz, encontré una postal con fecha del 25 de diciembre de 1976 en la cual le deseaba a su madre -mi bis abuela- una feliz navidad y próspero año nuevo. También le decía que la quería mucho y que esperaba visitarla pronto. Me vi reflejado en su espejo, sentí su presencia. En la tarde que volvía a casa, minutos antes de partir, tomé ésta fotografía.

Uno de esos momentos.

Uno de esos momentos

El fin de semana fue soleado, y con un poco de viento. Habíamos ido a pintar la casa de mi abuela Norma en Jaureguiberry, que queda a 80 km hacia el este de Montevideo. En ese momento nos estábamos tomando un recreo en la playa, con la satisfacción del trabajo (casi) terminado. El Tony tocaba una canción que entre los tres cantábamos con sentimiento. Yo me había llevado la cámara y sentí que era un momento ideal para una fotografía, uno de esos momentos que vale la pena recordar para siempre. La fotografía, por su naturaleza, era apropiada para este propósito.

Cosas de la civilización.

 

 

“Hay algo que está sonando
seguro que ya lo oías
la tierra está vibrando
con distinta melodía

 ni dioses locos de furia
ni demonios vengativos
ni naves extraterrestres
ni algún cometa perdido

la historia es mucho más clara
y tiene también sentido
la tierra se está quitando
de encima al peor enemigo

vienen los cuatro jinetes
cabalgando vienen digo
agua, tierra, fuego y aire
vienen de tu propio ombligo”

.Los Piojos.